¡Oh, peregrino!

> Vía «Pabloramas»

Vía «Pabloramas»

«Buscas en Roma a Roma, ¡oh peregrino!, y en Roma misma a Roma no la hallarás» 
Quevedo.

Vive instalado en lugares vivenciales que tienen continuidad con su cuerpo. Sabe donde están, qué forma tienen o recorrerlos con un mapa bastante preciso. Cautivo de sus representaciones físicas fluye hacia un lugar remoto: un espacio de pensamiento, sueño, luz y deseo, que en los lindes de lo místico y lo mágico resiste su entrada en los relatos. Situado en el espacio gracias a herramientas y redes complejas de manera muy distinta a cómo lo percibe, sabe que las referencias topográficas cambian a medida que alguien escribe un libro, nombrándolas de nuevo alimentando la imaginación de quienes escuchan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s